900 230 240
 
Imagen Noticia

El REBT, en su instrucción técnica ITC-BT-01, Terminología, define como contacto indirecto: el contacto de personas o animales domésticos con partes que se han puesto bajo tensión como resultado de un fallo de aislamiento.

 

 

En la siguiente figura se ilustra un contacto indirecto sufrido por un usuario al tocar una parte metálica de la instalación (en este caso, la carcasa de una lavadora) puesta en tensión por efecto de un fallo en el aislamiento de los conductores activos que alimentan el receptor.

 

Por lo tanto, para que exista un riesgo de contacto indirecto debe producirse una ruptura del aislamiento de los conductores y su puesta en contacto con una parte metálica o conductora (bastidor de una máquina, carcasa o bandeja de conducción), que en condiciones de uso normal de la instalación carece de potencial.

 

Obviamente, el procedimiento más eficaz para prevenir accidentes eléctricos cuando se produzca un fallo de aislamiento consistirá en anular la alimentación eléctrica del circuito afectado antes de que un usuario (o animal doméstico) pueda tocar, sin sospechar nada, la parte conductora afectada y cerrar circuito, sufriendo el correspondiente choque eléctrico que ponga en riesgo su integridad física.

 

Cuando la instalación eléctrica responde a un esquema de distribución TT (el más habitual), la aparamenta más utilizada para realizar esta operación es el interruptor diferencial.

 

Se define el contacto directo como el contacto de personas o animales con partes activas de los materiales y equipos.

 

Las partes activas son los conductores (fases y neutro) y piezas conductoras bajo tensión en servicio normal como, por ejemplo, el embarrado de un cuadro eléctrico consistente en pletinas de cobre desnudo.

 

En la siguiente figura se ilustra un contacto directo:

 

 

Un contacto directo se produce cuando un usuario toca directamente las partes activas de la instalación como, por ejemplo, un embarrado o los conductores de fase y neutro con el aislamiento deteriorado.

 

En la ITC-BT-24, Protección contra contactos directos e indirectos, del REBT, se contemplan las medidas pertinentes para evitar este tipo de contactos.

 

 

Fuente de la Noticia: http://www.exitae.es/mantenimiento

Sobre el Autor: Arancha Lizaga

Foto autor

Área docente – Profesora de Electrotecnia

Ingeniera industrial, especialista en electrónica y automatismos.
Amplia experiencia en la industria como responsable de producción y compras.

Esta noticia no tiene comentarios todavía

Nuevo comentario:

Nombre (*)  Email (*)  Sitio Web     Mensaje (*)