900 230 240
Fotovoltaica »
 
Imagen Noticia

Energía solar fotovoltaica para viviendas

 

Cada día, la gente está más concienciada de que la energía solar fotovoltaica es una opción seria y rentable para abastecer los consumos eléctricos del día a día. En el sector terciario, además de ser una opción respetuosa con el medio ambiente, que ahorra toneladas de emisiones de CO2, es una opción muy rentable y que cada día son más las empresas que están apostando por esta tecnología, situándose los años de retorno en instalaciones de cierto tamaño entre los 4 y 6 años.

 

En los últimos 5 años, se han abaratado los costes de los paneles en un 80% y esta reducción de precios no ha llegado todavía a su punto álgido, ya que se sigue investigando para aumentar el rendimiento de la tecnología. Además, se intuye que la próxima gran revolución va a ser la de los sistemas de almacenamiento, con la inclusión en el mercado de las baterías de litio y la apuesta de Testa por esta tecnología, la bajada de precio en las baterías es cuestión de tiempo.

 

Pero antes de decidirnos por una instalación de energía solar fotovoltaica, debemos plantearnos diversas cuestiones:

 

¿Instalación aislada o conectada a red?

Esta es la primera pregunta que debemos hacernos, si queremos independizarnos completamente de la red, bien porque no tenemos otra opción o porque no queremos depender de que grandes empresas marquen el precio de la energía que compramos, debemos optar por una instalación aislada.

En este caso es importante ser conscientes del funcionamiento de la energía solar, hay que comprender la instalación y saber que si dimensionamos para un consumo x, deberemos ser responsables y respetar ese dato.

 Este tipo de instalaciones serán algo más caras, pero nos otorgarán una independencia total. Si en nuestro caso, la energía que producimos para nuestros consumos es mediante un grupo electrógeno o similar el cambio a solar fotovoltaica siempre va a ser rentable desde el punto de vista económico. Es recomendable dotar a la instalación de un grupo electrógeno para periodos de baja radiación, a modo de back-up.

Si por el contrario vivimos en un núcleo urbano, y lo que queremos es reducir nuestra factura de la luz, la opción más adecuada sería el autoconsumo regulado por el RD900/2015, de esta manera permanecemos conectados a la red y convivirá con la instalación solar, la principal ventaja de esta tecnología, es que siempre tenemos garantizado el abastecimiento bien sea a través de la energía solar o la red eléctrica.

 

¿Cuál es el consumo de mi instalación?

Analizar los consumos de mi vivienda. O bien a través de facturas antiguas o bien a través de una estimación, conociendo la potencia de mis equipos, para estimar la energía consumida simplemente tendremos que aplicar la siguiente ecuación.

  • E= nº elementos* potencia *horas funcionamiento

 

¿De cuanta radiación solar dispongo?

Analizar la radiación de la que disponemos. Debemos tener muy en cuenta, que no va a ser lo mismo una instalación ubicada en una zona con gran radiación, como puede ser alguna ciudad de Andalucía, que en una zona norte, como puede ser el País vasco o Galicia, esto va a determinar directamente el dimensionado de mi instalación. No vale el mismo kit para distintas zonas con el mismo consumo.

 

¿Qué método de dimensionado utilizo?

Es imprescindible dimensionar bien la instalación, si se trata de una instalación aislada, uno de los métodos más habituales es el del mes peor, aplicando la filosofía de que si mi instalación es capaz de abastecerme este mes, lo hará a lo largo de todo el año. No obstante, este método genera muchos excesos en los meses de verano y hay que encontrar un punto de compromiso para cubrir un tanto pro ciento adecuado del consumo sin generar demasiados excesos que luego no vayamos a poder aprovechar. Este estudio no es sencillo y hay que tener en cuenta muchos factores.

 

¿Cuántos días de autonomía necesito?

Volvemos al punto de situación geográfica, no necesitaremos los mismos días de autonomía para una zona con mucha radiación que en otra que con poca, por lo tanto aquí el compromiso es de cara a encontrar un punto adecuado para no estropear la rentabilidad de mi instalación, debemos tener en cuenta que a mayor autonomía, mayor tiene que ser mi sistema de baterías, las baterías es la parte más cara de la instalación, por lo que peor será mi rentabilidad.

 

¿Qué más componentes necesito?

Cómo ya habrás podido deducir si has leído con atención, dimensionar una instalación solar no es sencillo, no se puede aplicar una única ecuación para todas instalaciones, ya que los factores que afectan son diversos.

Con el resto de componentes que necesitamos para la instalación ocurre lo mismo, despendiendo del tamaño del a instalación o de cuándo vamos a consumir la energía elegiremos un esquema u otro y veremos los componentes que necesitamos.

 

Lo que está claro que siempre necesitaremos un equipo para regular la carga de las baterías, ya que es el elemento más delicado y que hay que cuidar para rentabilizar su vida útil. También necesitaremos un inversor, ya que los paneles nos generan energía en corriente continua y necesitaremos corriente alterna para abastecer nuestros consumos.

 
Sobre el Autor: Armando Carrera

Foto autor

Área docente – Profesor de Energía Térmica

Máster Europeo en Energías Renovables.
Experiencia en el campo de la climatización.
Colaborador en la implantación de Energías Renovables en Comunidades Autónomas.

1 respuesta a Cómo montar mi instalación solar

H. Hernández 12 de Julio 2018
Un artículo muy útil ahora que estoy pensando realizar una instalación aislada.
Me pongo manos a la obra con la formula: E= nº elementos* potencia *horas funcionamiento

Nuevo comentario:

Nombre (*)  Email (*)  Mensaje (*)