900 230 240
CURSO ELECTRICIDAD »
  • Lorena Puig, profesora de Electricidad en el Instituto Tecnológico MasterD nos relata su experiencia hasta convertirse en Instaladora Electricista y anima a todas las personas a estudiar aquello que les apasiona sin importar su género.

  • Opiniones de alumnos del Instituto Tecnológico MasterD
Compartir: 
 
Ser mujer electricista

SER MUJER ELECTRICISTA

Lorena Puig, profesora de Electricidad en el Instituto Tecnológico MasterD nos relata su experiencia hasta convertirse en Instaladora Electricista y anima a todas las personas a estudiar aquello que les apasiona sin importar su género.

Me pidieron que os relatara mi experiencia como electricista, sobre todo porque choca ser mujer y haber sido electricista. A mucha gente le resulta curioso. Si hoy en día aún resulta chocante, imaginaros hace 12 años.

Quiero ser Instalador Electricista

Todo fue un cúmulo de casualidades. Nunca pensé en ser electricista. Que me llamaba la atención, pues no os voy a negar que sí, siempre me ha fascinado que, apretando un interruptor, se pueda iluminar una habitación. Pero de allí no pasaba mi curiosidad. 

Un día, una amiga de mi madre la llamó por teléfono para decirle que en la academia que trabajaba iban a impartir un curso de electricidad. Lógicamente, como mandaban los roles de aquel entonces, llamó para ver si a mi hermano le interesaba. Yo, estando presente en la conversación, pregunté: “Y yo, ¿puedo hacerlo, aunque sea chica?”, ya que en ese momento me encontraba desempleada. De modo que preguntó y la academia nos transmitió que estarían encantados de que una mujer se encontrara entre el alumnado de dicho curso. Sobra decir que era la única mujer.

Experiencia Laboral

Cada día que pasaba iba con más ganas, cada vez me gustaba más.

¡Por fin terminé con las clases! Y un empresario me cogió para hacer prácticas. Ya os digo que era un caso especial, no os voy a mentir. Tuve suerte debido a que él sabía que el gobierno daba subvención por integrar a mujeres en un mundo laboral de hombres. Si no, supongo que me hubiera quedado con los conocimientos, pero nunca los habría llevado a la práctica.

Pero aquí viene mi pequeña medalla. Algo debí hacer bien, ya que recuerdo perfectamente que empecé a trabajar de peón después del puente de la Constitución, o sea, en diciembre, colocando portalámparas. Y en enero, justo después de las fiestas de San Antonio de mi pueblo (lo recuerdo a la perfección, ya que son fechas marcadas en mi vida; y más en el calendario de festividades de una chica de 20 años) estaba marcando con azulete en una obra nueva donde se debían hacer las rozas y ascendí de peón a oficial de tercera.

El mes anterior, como iba con mi oficial, me sentía más protegida. Él me indicaba lo que tenía que hacer y no me decía nadie ni “mu” en la obra. Todo cambió cuando me quedé sola ante el peligro. Y, chicas, no tuve ningún problema en ese mundo de hombres. Al revés, me llevaban en palmetas. 

Anécdotas

Cosas que me han pasado: Cuando llegaba alguien nuevo a la obra se ponían a preguntar a mi peón en vez de a mí. Nunca le di importancia. Al revés, me hacía gracia. Si ahora lo miro con perspectiva y reflexiono, ya no me hace tanta gracia. Aunque si quieres ser feliz, no hay que mirar tanto el significado de las cosas.

También me decían que era la electricista más guapa que habían visto nunca. Ja, ja, ja. A lo que yo respondía: “y la más lista y la más fea…”.

Bromas de compañeros pues, la verdad, casi nada. De hecho, yo les tomaba más el pelo a los demás que ellos a mí. Siempre me respetaron.

Muchos piensan que es un mundo muy machista y en eso están equivocados. Machistas te puedes encontrar en una oficina, en una nave industrial, en una obra, en el bar o en cualquier sitio. Pero son personas aisladas. Me duele que se piense eso de los albañiles, fontaneros o carpinteros. No sé a qué se debe. El machismo no va con el nivel de estudios. De eso, estoy segura.

Solo he escrito estas líneas para deciros, chicos y chicas, que os dediquéis a lo que más os guste en esta vida. Así, el trabajo será menos trabajo. Y no permitáis que nadie os rompa la ilusión. Si queréis ser electricistas, pues sedlo. Y que nadie se atreva a romper vuestro sueño.

Que sois mujeres y quieres ser electricistas o mecánicas… Que os dé igual lo que el resto del mundo opine. Es vuestra vida. Al igual si sois chicos y vuestra ilusión es maquillar o peinar. Que no os condicionen los estereotipos creados.

¡Luchad por vuestros sueños!

Formate en Electricidad

 

 
Sobre el Autor: Lorena Puig

Foto autor
Técnica electrónica con 10 años de experiencia en instalaciones eléctricas de Baja Tensión. Experiencia en reformas eléctricas, montajes de sistemas de alarmas y telecomunicaciones. Tramitación y Realización de Certificados de Instalación (boletines eléctricos).

2 respuestas a Mujeres Electricistas

Chago 09 de mayo del 2022
Ole Lorena! no se te pone nada por delante! Gracias por compartir tu experiencia con los demás!
Hugo 09 de mayo del 2022
Lorena, ¡gran ejemplo! Es hora de romper los paradigmas de género en la profesión de electricista.

Nuevo comentario:

Nombre (*)  Email (*)  Mensaje (*)